Pasar al contenido principal

Mensaje de la UNESCO para la RIDEF de León

 

 

Derecho de las Niñas y las Mujeres a la Educación y a la Igualdad de Oportunidades  

 
Saniye Gülser Corat
Directora
División de la Igualdad de Género
Oficina del Director General
UNESCO
 
 
Mensaje para la RIDEF
29 Julio  2012
León, España
 
Lamento no poder estar con ustedes en León para transmitirles personalmente este mensaje pero me satisfice enormemente tener esta oportunidad de intervenir en su Encuentro en torno a un tema tan relacionado con las prioridades globales de la UNESCO... De hecho, la igualdad de oportunidades es una de nuestras dos prioridades globales y la educación de las niñas y las mujeres encabeza nuestra agenda. La igualdad de oportunidades corresponde a nuestra visión de los derechos humanos, que requiere que mujeres y hombres puedan participar activamente en la construcción de un futuro compartido de nuestras sociedades. Para participar plenamente en la sociedad, las niñas y las mujeres deben tener derecho al acceso a una educación de calidad.  
 
Los argumentos que atestiguan los efectos positivos y multiplicadores de la educación y el “empoderamiento” de las mujeres son bien conocidos. Existe un amplio acuerdo sobre el círculo virtuoso para el desarrollo que origina la educación de las niñas y las mujeres. Educar a las niñas y a las mujeres puede conducir a mejoras en la vida económica así como en la vida social, la salud y el bienestar. En especial, en países en vías de desarrollo educar a las mujeres revela una nueva fuente de producción, lo que ayuda a reducir la pobreza. Educar a las mujeres reporta beneficios a toda la familia. Son las mujeres, mucho más que los hombres, quienes procuran alimentos, cuidados higiénicos y educación a los niños. Las mujeres que han recibido educación son a su vez más proclives a enviar a sus hijas a la escuela. En Latinoamérica, por ejemplo, los niños cuyas madres han recibido educación secundaria permanecen escolarizados entre dos o tres años más que aquellos con madres con menor nivel de educación.
 
 Educar a las mujeres es crucial para impulsar su participación política, el acceso a la información política y sobre sus propios derechos. La legislación que protege a las mujeres se ha desarrollado en numerosos países y la educación es necesaria para garantizar que las mujeres la conocen y poseen las capacidades que las lleven a implementar dichas leyes.
 
Se han producido algunas buenas noticias en el ámbito de la igualdad de oportunidades en la educación. En la etapa de la escuela primaria, nos hemos acercado al objetivo de la paridad entre niños y niñas. Sin embargo, demasiados niños (se ha previsto una cifra de 56 millones) seguirán sin escuela en 2015. Y la mayoría serán niñas. La escolarización de las niñas en la etapa primaria ha crecido en mayor porcentaje que la de los niños. Y aunque este hecho ha ayudado a reducir la diferencia en la paridad, la pobreza la acentúa, incluso en el nivel primario. En 47 de 54 países africanos, las niñas tienen menos del 50% de posibilidades de completar su escolaridad en Primaria. Las niñas pobres que viven en zonas rurales tienen 16 posibilidades menos  de permanecer en la escuela que los niños de los hogares urbanos más favorecidos. Habitar en una zona rural incrementa entre las niñas. La posibilidad de ser excluidas de la educación.
 
El acceso a la educación secundaria está aumentando uniformemente en todo el mundo. Sin embargo, las niñas se enfrentan a barreras mayores y las diferencias se acentúan aún más entre los cursos iniciales de la Secundaria y los finales de esta etapa. 
 
Existen varias razones para esta creciente diferencia. La pobreza y el aislamiento geográfico continúan afectando significativamente a las niñas en este período .Por ejemplo, el viaje diario a la escuela puede ser inseguro para las niñas y mujeres jóvenes ya que pueden exponerse a ser asaltadas y acosadas sexualmente en el trayecto. A medida que las niñas se convierten en mujeres jóvenes, aumenta la presión social para que cumplan con las funciones tradicionalmente atribuidas a su género, lo que combinado con el sentimiento de inseguridad fuera de casa puede   desanimarlas a proseguir  la escuela secundaria.
 
El propio entorno escolar puede convertirse en un obstáculo para la educación de las niñas. Factores como los estereotipos de género en los contenidos educativos y las prácticas escolares, la falta de referentes femeninos encarnados en  docentes mujeres, la ausencia de guía y orientación o la simple falta de baños y otras instalaciones sanitarias son muestras evidentes de la falta de sensibilidad de la escuela respecto a las necesidades de las niñas y su motivación para proseguir su educación. El analfabetismo constituye   igualmente una preocupación pues casi dos tercios de los   792 millones de analfabetos adultos   que existen en el mundo son mujeres. Estos niveles de analfabetismo no son solo un hándicap y un déficit en los derechos de las mujeres concernidas: también son una barrera para el desarrollo.
 
Para responder a estas situaciones, La UNESCO propicio, en Mayo de  2011, launched a Global Partnership for Girls’ and Women’s Education. The partnership contempla dos áreas que demandan una creciente atención: la educación secundaria y el analfabetismo.: Persigue introducir programas dirigidos a combatir el abandono escolar en la transición de la escuela primaria a la secundaria inicial de las adolescentes, as well as focus on scaling up women’s literacy programmes through stronger advocacy and partnershipls.
 
Si las escuelas son más seguras y los contenidos y procesos educativos resultan más significativos y relevantes para sus necesidades e intereses, las niñas tendrán más posibilidades de permanecer más tiempo y trabajar mejor en la escuela .Para la UNESCO, tanto la Igualdad de <Oportunidades como la Educación son derechos humanos fundamentales e inalienables.  UNESCO promueve la igualdad de oportunidades como un derecho humano básico para, con, y a través de la educación. El derecho A la educación en términos de acceso, el derecho CON la educación en términos de contenidos educativos, prácticas de enseñanza y trato , el derecho   A TRAVÉS la educación en términos de salidas profesionales y posibilidades de desarrollo personal.  
 
La UNESCO trabaja a fin de  crear oportunidades de aprendizaje para niñas y mujeres que nunca han sido escolarizadas o que han abandonado la escuela por medio de la alfabetización, la educación no formal o el aprendizaje alternativo, en colaboración con los gobiernos, la sociedad civil y el sector privado.  The Global Partnership for Girls and Women’s Education, ya ha movilizado socios tan importantes como Nokia, la Fundación  Packard Procter y Gamble, GEMS Education, Barefoot College y otros y ha permitido la puesta en práctica de proyectos innovadores y alternativos  a nivel nacional encaminados a promover la educación secundaria de las niñas y la alfabetización de las mujeres .
 
Me gustaría volver a la cuestión central: la urgente necesidad de empoderar a las mujeres. Es esto la piedra angular sobre la que construiremos. Y construyendo el empoderamiento de las mujeres, estamos contribuyendo a la paz y el desarrollo sostenible. Estamos equipando a las mujeres para desempeñar su papel en la creación de un mundo pacífico y sostenible en el que aspiramos a vivir. Tomando prestadas las palabras del Premio  Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi:
 
“La educación y el empoderamiento de las mujeres en el mundo   no llevará sino a una vida más tolerante, justa y pacífica para para todos.”    
 
Les deseo un muy productivo encuentro...
Gracias.        

 

 

 

AdjuntoTamaño
unesco_espanol.doc165 KB