Pasar al contenido principal

Mi décimotercera participación en un encuentro RIDEF

Mi décimotercera participación en un encuentro RIDEF

Eiichi Murata                                
 
Han venido muchos africanos a esta ciudad, la cual se benefició del comercio de esclavos.
 
La impresión más destacada que me deja el presente encuentro del RIDEF (Reunión Internacional de Educadores Freinet) en Nantes, Francia, es el gran número de participantes -como nunca ha habido- de países africanos.
 
Puede decirse que este hecho es el resultado de las relaciones establecidas durante el penúltimo RIDEF (del año 2006), que se celebró en Senegal. Igualmente puede decirse también que es el resultado de la generosa financiación que todos los miembros han aportado para que estos participantes fueran invitados.
 
Si enumeramos los países del continente africano participantes en esta ocasión: Senegal, Togo, Burkina Faso, Argelia, Marruecos, Malí, Benín, Camerún, Tunicia; los nueve son antiguas colonias francesas, e incluso en la mayoría de ellas el francés es lengua oficial.
 
No puedo dejar de sentir que existe una cierta conexión histórica en el hecho de que muchos africanos hayan venido a Francia, a una ciudad como Nantes. La razón es que Nantes fue el mayor puerto de Francia con implicación en el tráfico de esclavos entre los siglos XVI y XVIII.
 
En aquella época, llegaban a Nantes telas de lino procedentes de la región del Loira las cuales, junto con licores, armas y pequeños objetos de vidrio, eran transportadas a África para ser intercambiadas por esclavos. Luego, esos esclavos eran vendidos en América. Allí se cargaba cacao, café, tabaco, azúcar y otros productos que eran enajenados en el mercado europeo; éste era el comercio triangular en el cual Nantes desempeñaba un papel principal.
 
Sirva como ejemplo que, en los tres años que siguieron a 1738, zarparon de Nantes noventa barcos dedicados al comercio de esclavos y, según documentos que se han conservado, “comerciaron” con 21435 esclavos en el Archipiélago de las Indias Occidentales.
 
A este lugar, con esa conexión histórica, es adonde hoy han venido muchos africanos. Es natural que este “comercio triangular” sea una cuestión digna de ser tomada en consideración.
Resultó impresionante la presencia de participantes africanos tomando notas minuciosas de los documentos y los datos expuestos en el aula durante un taller dedicado a este tema.
 
En la actualidad, en el centro de Nantes está en construcción el “Museo de la esclavitud”. Este hecho me hace pensar que en un lugar como éste hay cosas que Japón debe aprender; en el sentido de que debemos afrontar nuestro pasado.
 



“La escuela de las estrellas”, nacida del Movimiento en pro de una Escuela Alternativa, intenta escapar de los principios competitivos.
 
También ha sido memorable la participación de representantes de Corea por primera vez. Era una delegación de cuatro personas compuesta por el director y tres profesores de la “Escuela de las estrellas”, la cual había sido visitada por un grupo que viajó a Corea en el mes de marzo del mismo año.
 
Fue un encuentro corto, pero pudimos vernos y hablarnos en persona. Según nos contaron, la “Escuela de las estrellas” había nacido como escuela alternativa en el año 2002. Posteriormente (y desde hace cinco años), decidieron aplicar el método Freinet. Los motivos principales para esta elección fueron el respeto de este método por la expresión de los niños y su carácter democrático.
 
Sabemos que, a causa de la presión de los principios competitivos que gobiernan el sistema educativo de Corea, el porcentaje de suicidios entre los niños ha aumentado hasta casi alcanzar a Japón.
 
Para hacer frente a esta grave situación, desde mediados del decenio de los noventa nació un movimiento en favor de la escuela alternativa, que cuenta en la actualidad con unas 150 escuelas, las cuales incluso ha sido reconocidas legalmente (en el año 2006) como un modelo más de escuela.
 
El nivel académico impartido en estas escuelas llega hasta el bachillerato. Si los alumnos aprueban los exámenes que se corresponden con el “Daiken” japonés (pruebas de acceso a la universidad), se les reconocen los títulos de educación primaria, educación secundaria y bachillerato. Sin embargo, no se les reconoce ninguna titulación si simplemente han estudiado en una escuela alternativa.
 
Dentro de estas escuelas alternativas hay algunas que mantienen relaciones con -entre otras- la Tokio Shure, del Movimiento de la Escuela Libre de Japón. Tiene gran trascendencia que el punto de unión se haya articulado en esta ocasión en el Movimiento de la Escuela Freinet.
 
No obstante, entre nosotros, que no vemos tan claramente que la educación Freinet sea igual a la escuela alternativa, es muy firme la idea de que todavía será necesario hablar de muchas cosas antes de colaborar con ellos.  
 
Mis primeros contactos con el movimiento educativo Freinet fue hace unos treinta años, allá por 1982. Desde entonces, siempre me han atormentado con la pregunta “¿Cuántos maestros Freinet hay en Japón?”¿Por qué se establece sin más la igualdad entre la escuela Freinet y la escuela alternativa?
 
En Japón el movimiento Freinet todavía es un recién llegado, pero hay experiencia acumulada respecto a muchos otros movimientos educativos promovidos por ciudadanos.
 
Antes de la guerra, durante la época Taisho, existió un movimiento que pretendía la liberalización de la educación y hubo otro, llamado Seikatsu Tsuzurikata, cuyo contenido y difusión hubieran podido competir con el movimiento Freinet.
 
Las ideas de que se ha de asumir esta tradición autóctona y de que hay que  continuarla nos impiden hablar solamente de Freinet sin más reservas.
 
Aunque se deje aparte la cuestión de qué legado hemos de aceptar por herencia, no cabe duda de que hay unos legados que existen de todos modos. Precisamente por esa razón surge la duda de si se puede, o no, dejar de tenerlos en cuenta.
 
Sin embargo, los profesores coreanos no tienen un “legado” semejante. Y no se debe olvidar que Japón participó decisivamente para impedir la acumulación de ese legado.
 
Como escuela alternativa, la “Escuela de las estrellas” es una institución privada. Sin embargo, parece que se han aproximado a ella algunos profesores de la escuela pública, los cuales han formado el “Club Freinet”. La relación con estos profesores de las escuelas vecinas es un tema sobre el que reflexionar en el futuro.



 
¿Tiene la educación Freinet argumentos que puedan rebatir la fascinación que ejerce el mito del nivel escolar?
 
Las celebraciones del RIDEF consisten en una especie de concentración dentro de un espacio limitado al que sólo acceden los miembros. Puesto que los participantes suelen ser fijos, queda asegurado el mantenimiento de relaciones estrechas y prolongadas. Lo cual da sentido a ese carácter “cerrado”.
 
Este “encerramiento” produjo gran preocupación en la celebración del RIDEF de Japón. Había muchas voces que pedían poder asistir únicamente un día, pues participar durante todas las sesiones les resultaba problemático.
 
Finalmente se admitieron participantes de un sólo día, excepto en los talleres de trabajos prolongados. No obstante, continúa existiendo el problema de cómo armonizar el “encerramiento” con el “abrimiento”.
 
En esta ocasión, el problema se ha solucionado estableciendo el día de puertas abiertas, durante el período de sesiones.
Había previstos diversos simposios y foros, y en uno de ellos se pidió que hubiera un informe de Japón.
 
Como respuesta a esta petición elaboré el trabajo “La escuela japonesa en retroceso”, que fue traducido también al francés.
 
Como este trabajo fue leído por los participantes antes de la ida, creo que ya conocían de antemano las líneas principales. En él se explicaba la fascinación que ejerce sobre la educación lo que se denomina “nivel escolar”, se ponía como ejemplo el informe PISA de la OCDE y se planteaba de qué modo intentaba la escuela Freinet deshacer este hechizo.
 
Veinte personas acudieron a la reunión en la cual se presentó el informe. Además, otras diez personas, que no habían podido asistir, leyeron el texto y dieron su opinión. En general estuvieron de acuerdo en que este tipo de presión aumentaba en todos los países.
 
No obstante, el debate no fue muy profundo respecto a cuáles habían de ser los argumentos lógicos para responder a esa ofensiva.
 
Volviendo al principio, si yo planteé la cuestión, fue porque, con la experiencia obtenida hasta el momento, me invadió la preocupación de si nos faltarían argumentos, o de si éstos serían ambiguos, para responder frontalmente, desde el lado de la educación Freienet, a la “opinión corriente” de que “con la escuela Freinet el nivel escolar corre peligro”.
 
Creo que tendré que desarrollar esta cuestión por mí mismo para luego volver a provocar el debate. Hay un grupo de estudios local compuesto por madres de familia, denominado “Andante”, con el cual mantengo relación. En uno de sus cursos tengo previsto hablar sobre el tema “¿No es posible una educación libre?” Me gustaría que por ahí comenzara nuestro debate.



¿Tiene La Carta Fundacional de la Escuela Moderna del año 1968 alguna relación con el espíritu del mayo del 68?
 
La FIMEM (Federación Internacional de Movimientos a favor de la Escuela Moderna) fue la organización de la que nació el RIDEF y en la asamblea general el punto principal de discusión fue si la “Carta Fundacional de la Escuela Moderna” había de ser reformada o no.
 
Italia, España y México creían necesaria la reforma; Suiza, Bélgica y Alemania se oponían. Pues bien, en 1957, cuando se fundó la FIMEM, todavía estaba vivo Celestine Freinet. De hecho, él fue su primer presidente.
 
En esta fundación participaron quince países: Francia, Alemania Occidental, Bélgica, Cuba, Grecia, Holanda, Italia, Marruecos, México, Nueva Zelanda, San Marino, Suiza, Tunicia, Uruguay y Yugoslavia. La “Carta Fundacional de la Escuela Moderna” fue adoptada en 1968, dos años después del fallecimiento de Freinet.
 
Al principio de dicha Carta Fundacional se dice: “La Carta Fundacional fue adoptada por unanimidad de los participantes en la conferencia de Pau de 1968”, sin embargo, en la actualidad yo desconozco el mes y el día que ocurrió esto o quiénes fueron los participantes
 
¿Por qué hago hincapié en la fecha? Porque en el mes de mayo comenzó en París una revuelta estudiantil que se extendió por todo el mundo. Después, del 19 al 23 de agosto de ese año, se celebró en Chimay, Bélgica, el primer RIDEF.
 
¿Cómo fue la relación de este RIDEF con la Conferencia de Pau? Es más, teniendo en cuenta que en este RIDEF solamente participaron cinco países con bastantes tendencias comunes: Bélgica, Francia, Argelia, Líbano, Tunicia, surge la cuestión de cuáles fueron los países que estuvieron representados en Pau y aprobaron la Carta Fundacional.
 
Efectivamente, se acaba por pensar si esa carta fundacional no estaría en consonancia con el “Mayo del 68”,que respondió con un “no” radical al sistema educativo presente. 
 
Nadie disponía del documento original de la Carta Fundacional cuya reforma se discutía. Si se preguntaba en las oficinas respondían que no lo tenían. No nos quedaba otro remedio que leerlo al volver a Japón. El documento completo está estructurado en diez apartados, extractaré solamente la parte resaltada con letra gótica.
 
(1) La educación consiste en hacer florecer la personalidad y las habilidades del niño y en mejorarlas, pero no en la transmisión de conocimientos, el adiestramiento o el condicionamiento.
 
(2) Nosotros nos oponemos a toda educación adoctrinadora.
 
(3) Nosotros renunciamos a las quimeras de una educación que se satisface a sí misma, alejada de las grandes corrientes sociales y políticas que condicionan la educación.
 
(4) La escuela del mañana será la escuela del trabajo.
 
(5) La escuela debe centrarse en el niño. Con nuestra ayuda, el niño construye por sí mismo su propia personalidad.
 
(6) La investigación experimental será la primera condición en la que se basará nuestro esfuerzo, el cual persigue la modernización de la escuela mediante el trabajo cooperativo.
 
(7) Los maestros del ICEM (Centro de Investigación Cooperativa de la Escuela Moderna) serán los encargados de dirigir y desarrollar este esfuerzo cooperativo.
 
(8) El movimiento a favor de la Escuela Moderna demanda que se mantengan las relaciones de amistad y colaboración con todas las organizaciones que desarrollen su actividad en un sentido similar al nuestro.
 
(9) Relaciones con las administraciones públicas.
 
(10) Los métodos de la educación Freinet son en esencia universales.
 
 (Traducido al japonés por Tokuzo Miyagaya)
 
 
Un apartado que me parece chocante es el número 7. El ICEM, agraciado con la preeminencia, es una organismo francés.
 
Respecto a este ICEM, también en el apartado número 6 se dice lo siguiente “El ICEM no sigue ningún sistema, dogma o doctrina que le exija prestar juramento a ninguna persona o personas”
 
Esto parece indicar que la Carta Fundacional se redactó cuando el movimiento de la escuela Freinet se encontraba todavía amparado bajo las alas de Francia. Y precisamente -quizás sea una metáfora demasiado maliciosa- muestra una gran semejanza con la relación mantenida por el Comintern de la Tercera Internacional con la Unión Soviética.
 
En la actualidad los participantes en el RIDEF no son prisioneros de semejante anacronismo, pero hay quien piensa, incluso hoy en día (sobre todo entre los profesores universitarios), que la escuela Freinet es pedagogía francesa y su modelo está en la escuela Freinet del ICEM y Vence.
 
Finalmente, sobre la cuestión de la reforma de la Carta Fundacional, la propuesta de Italia, España y México favorable a la reforma obtuvo la mayoría de votos. Giancarlo, de Italia, propuso incluir “La educación integradora de los niños discapacitados”. En fin, esperamos con ilusión ver qué otras propuestas de reforma surgen.
 
La oportunidad para discutir sobre ello se dará en el próximo RIDEF (en el año 2012) en la ciudad española de León. El último RIDEF celebrado en España fue en Madrid en el año 1980, han pasado ya treinta y dos años.
 
Espero con ilusión las reuniones que preparan los españoles, tan amantes de las fiestas y con tan alto sentido de la teatralidad. La verdad es que de un tiempo a esta parte siempre acudo lamentándome entre dientes: “Ésta será la última vez para mí”, y aguardo estremecido la caída del telón que no volverá a levantarse.
 
 
 
Situación de la organización FIMEM: Se declaran 27 países, 33 movimientos colaboradores y 4821 miembros.
Japón participa desde la reunión de Turín (Italia), en 1982, y se federó formalmente en el año 1996, en Cracovia (Polonia). Organizó el vigésimo segundo RIDEF en 1988 que contó con la participación de 30 países.
 
Países participantes en el RIDEF Japón
Argelia, Austria, Bélgica, Benín, Brasil, Bulgaria, Canadá, Colombia, Croacia, Dinamarca, España, Estonia, Finlandia, Francia, Alemania, Italia, México, Moldavia, Panamá, Holanda, Polonia, Malí, Rumanía, Rusia, Senegal, Suecia, Suiza, Estados Unidos, Portugal, Japón.
 
Participantes en el último RIDEF
Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, España, Japón, Finlandia, Francia, Italia, Suecia, Suiza, Brasil, México, Polonia, Benín, Bulgaria, Rusia, Rumanía, Senegal, Togo, Tunicia, Argelia, Chile, Marruecos, Corea, Camerún, Burkina Faso (27 países)
                
 (12 de octubre de 2010 
Número 69 del Boletín Oficial del Movimiento a favor de la Escuela Moderna de Japón)