Pasar al contenido principal

Reseña de algunos puntos expresados en el taller de Francesco Tonuci, "La ciudad de las niñas y niños"

                                                                                      Por: Claudia Crevenna

 

Una niña de  la ciudad de Rosario, Argentina dijo en el Consejo de niños: "La culpa de todo es de los adultos. Debemos de ponerle límites a los adultos".

 
Una niña de Canadá, en 1992 durante la cumbre de Río dijo: " Los adultos dicen que nos quieren, que somos importantes, nos cuidan. Lo que haceis los adultos  me hace llorar en las noches"
 
Mario Lodi: "El niño no pertenece a los padres, ni a los maestros, ni al Estado. Desde que nace tiene Derecho a la felicidad"
 
Los padres dicen: "La ciudad es peligrosa, no puedes salir". Entonces, los niños dicen:"Si la ciudad es peligrosa, entonces hay que cambiarla"
 
Es importante escuchar a las niñas y niños, tienen muchas ideas y propuestas sobre cómo quieren su cuidad. Tomar en cuenta las propuestas de las niñas y niños para modificar espacios para ellos y como ellos los desean.. Es necesario tomar en cuenta la opinión del otro, su punto de vista; pero asegurarse de que realmente van a ser tomados en cuenta y tomar acción en un tiempo corto para que los niños que hicieron las propuestas, vean y disfruten el cambio; dentro de unos años, los niños y niñas habrán crecido y aprendido que los adultos no los toman en cuenta y que no vale opinar.
 
Escuchara alas niñas y los niños y a partir de lo que piden, cambiar. Crear o modificar las políticas públicas para poder hacer lo que los niños piden.
 
En cuanto a espacios públicos, todos los carteles que prohiben jugar a los niños, son ilegales pues en el Art. 31 de la Convención de los Derechos de las niñas y niños se menciona que tienen derecho al juego, el descanso y tiempo libre. En un mundo lleno de ruidos, parece que los únicos ruidos que molestan son los que hacen los niños cuando juegan... Se les puede pedir "Por favor" que eviten ciertos juegos en ciertas áreas, pero NO prohibir.
 
El Derecho a la escuela está en el Art. 28 y el Derecho al juego en el Art. 31, sin embargo no se respetan de la misma forma. El derecho a la escuela se ha defendido y exigido mucho, pero no así el derecho a jugar, no hay una igualdad. El tiempo de la escuela invade el tiempo de la casa. Tal parece que los adultos han olvidado que lo que se aprende jugando, es para siempre. el tiempo de la escuela debería de ser igual al tiempo del juego, no debería de haber deberes o tareas que ocupen el tiempo de las niñas y niños en su casa pues es un tiempo valioso para que aprendan y descubran.
 
El Consejo de los niños de la ciudad de Rosario, Argentina ha propuesto que haya un día exclusivo para el juego, como un días de cumpleaños. Con 3 condiciones:
1.- que sea un día laborable, que las escuelas estén abiertas para jugar.
2.- Que los adultos del ayuntamiento tengan 1 hora para jugar en día laborable.